Desde 1905

C

apdevila es una saga familiar de joyeros y plateros catalanes establecidos en la ciudad de Barcelona desde 1905. Sus orígenes se remontan a finales del siglo XIX y su historia puede reseguirse a través de cada una de las cuatro generaciones que la conforman.

En la Barcelona modernista de finales del XIX, el hijo de una moquetera y un técnico mecánico, aprovecha una vacante que deja libre su vecino como aprendiz de joyero en un pequeño taller de la calle Argenteria. El joven se llama Joaquim Capdevila Meya y representa la primera generación de joyeros Capdevila. Establecido por su cuenta, funda su propio taller en 1905. Cinco años más tarde, Joaquim empieza a trabajar con Agustí Valentí y, a partir de 1917, una nueva asociación, esta vez con Artur Roig i Casanoves, le permitirá asumir más y nuevos retos. Cabe destacar en estos años la estrecha colaboración del taller con los arquitectos Lluís Domenech i Montaner y Antoni Gaudí, entre muchos otros.

En 1925 se incorpora al taller familiar el hijo mayor Manuel, que siguiendo una larga tradición familiar se llamaba igual que su abuelo paterno.

 A finales de los años 20, se realizan proyectos emblemáticos como los grandes candelabros del Saló de Sessions de la Diputació de Barcelona. Joyero y pintor, Manuel Capdevila Massana conjugó el oficio de joyero con su gran vocación: la pintura. Inició sus estudios en 1924 y aprendió el oficio en el propio taller familiar. Entre 1926 y 1943, diferentes estancias en París completarían su formación y, sobretodo, le permitirían entrar en contacto con las vanguardias artísticas de la primera mitad del siglo XX.

En 1934 realizó su primera exposición individual de pintura en la Galería Syra de Barcelona. En el ámbito de la joyería, pronto colaboraría en la elaboración de piezas significativas como la Medalla Pectoral de Oro del President del Tribunal de Casación de Cataluña, realizada de forma conjunta con el escultor Charles Collet.

Al frente del taller, Manuel realizó numerosos encargos de obra sacra como la Llàntia del Sardanisme (1947), el baldaquino y el antipendio del altar mayor de la Basílica de Montserrat. Entre otras obras, cabe hacer referencia también a la Corona Kolbe (1954) y múltiples distinciones de carácter honorífico otorgadas por las principales entidades del país.

manuel-capdevila-text-es-2

Fue socio fundador del Salón de Octubre y en 1950 fundó la Aula de Joyería de la Escuela Massana de Barcelona, donde ejercería también la función de profesor. Por estos mismos años, expondría su obra pictórica en Pittsburgh, París, Madrid, Bilbao y Barcelona. En 1961 promovió la Mostra de l’ Escola d’ Arts i Oficis – Kunst und Werkschule de Pforzheim, que iniciaba una nueva y pionera relación con la escuela Massana. En 1966 fue miembro del comité organizador de la exposición Cent anys de joyería catalana, en el Colegio de Arquitectos de Cataluña y Baleares; recibió numerosos premios, entre los cuales, la Medalla de Oro del Estado de Baviera en la exposición Form und Qüalitat (1967), en Munic; el primer premio en la Exposición Internacional de Arte del Deporte (1967) y la Medalla de Oro al Mérito Artístico del Ayuntamiento de Barcelona (1999).

Entre otras sociedades de carácter artístico y cultural, fue nombrado socio honorífico de la Agrupación Orfebres FAD (1979). Su obra ha merecido exposiciones antológicas y se encuentra representada en museos de todo el mundo. En este sentido, cabe destacar la exposición antológica que el Museo de Montserrat dedicó en el año 2000 a sus dos facetas como pintor y orfebre.

A finales de los años cincuenta, se incorpora al taller la tercera generación familiar con la figura de Joaquim Capdevila Gaya. Formado en el propio taller familiar, en Escola Massana de Barcelona y en Atelier Lacambra de París, Joaquim Capdevila es, actualmente, un exponente de la joyería contemporánea de nuestro país.

Reconocido a nivel internacional, ha sido invitado a participar en los principales eventos de joyería contemporánea del siglo XX en Europa, América, Australia y Japón. Cabe destacar, la muestra “Joies de Catalunya. Schmuck aus Katalonien”, en el Schmuckmuseum de Pforzheim (1986).

Al frente del taller, ha llevado a cabo numerosos encargos de carácter institucional como la emblemática Creu de Sant Jordi y en el ámbito de obra sacra múltiples piezas para la Abadia de Montserrat y la Sagrada Familia de Barcelona, entre otros.

En 1979 fue miembro fundador de la asociación Orfebres FAD desarrollando tareas de asesoramiento y comisariado para diversas exposiciones. Su obra figura en el Museu Nacional d’ Art de Catalunya (MNAC), Museu del Disseny de Barcelona, Dallas Museum of Art, Schmuckmuseum de Pforzheim, en los National Museums of Scotland y en la Slavik Gallery de Viena, entre otros.

Actualmente, Manel Capdevila Coral es la cuarta generación que regenta Capdevila Joiers. Formado en el taller familiar y, académicamente, en la Escola Massana de Barcelona, ha participado en diversas exposiciones nacionales e internacionales. Desde 1990, centra su labor profesional en la dirección de la joyería y sus correspondientes talleres. Entre otros muchos proyectos, ha llevado a cabo la restauración de obra sacra en la Basílica de Montserrat, la Medalla de la Comisión Jurídica Asesora de la Generalitat de Catalunya y el anillo de las audiencias del Papa Francisco Bergoglio.